En el Paraguay, la producción ovina marca una tendencia hacia un aumento en las existencias en los últimos años, debido principalmente al alto costo de la carne vacuna, principal producto de la ganadería en el país.
Recientemente se ha comenzado con el fomento de la producción de ovinos y caprinos, como una diversificación de la agricultura familiar y con el objetivo de producir alimentos de autoconsumo. Dentro del ganado menor, la cría de ovejas constituye una actividad pecuaria rentable por la producción de lana y de carne. Existen alrededor de 450 razas de ovinos en el mundo, que se clasifican de acuerdo al destino de la producción en de carne, leche, lana y pieles. En cada caso, varían las formas y características de los animales. Algunas razas no están especializadas en la producción, siendo de doble propósito, como el caso de las razas Corriedale y Texel, criadas para producir carne y lana.

En el país, la cría de ovinos tiene como objetivo principal la producción de carne, para consumo, comercialización y exportación; siendo la lana un subproducto que también tiene mucho potencial. En este sentido y para responder al mercado local que se dedica a la artesanía con la lana como materia prima (para fabricar frazadas, ponchos, pulóveres, tricotas), numerosos productores. De acuerdo con datos del Censo Agropecuario Nacional del año 2008, en el país existenaproximadamente 400 mil cabezas y 23.000 establecimientos, de los cuales el 54 % posee menos de 50 animales. La mayoría de los criadores son propietarios de sus tierras, utilizan áreas con un promedio de 10 ha, las que son consideradas explotaciones de subsistencia.

El sistema de producción más utilizado es el extensivo, en campos naturales, con encierre nocturno de los animales. No obstante, una minoría de productores utiliza sistemas semiintensivos, en donde las ovejas se manejan en forma rotativa o reciben una suplementación forrajera.

VENTAJAS.

La cría de ovinos ofrece varios productos a la familia rural: una carne que contiene proteínas de alta calidad; leche para la elaboración de queso; también lana y estiércol.

Estos animales tienen la capacidad de transformar forrajes de diferentes tipos, aun los de mala calidad, como la paja de cereales como trigo, arroz; residuos y subproductos de la huerta. Tienen una elevada capacidad de adaptación a los más diversos climas, lo que facilita a la familia rural el contar con un rebaño de cría. Es importante que cuenten con una fuente de agua potable, de ser posible analizada químicamente, para evitar riesgos de infestaciones por parásitos, principalmente.

ALGUNAS RAZAS OVINAS CRIADAS EN PARAGUAY.

Entre las principales razas ovinas que se encuentran en el país, figuran:

Dorper. Es una raza rústica productora de carne, que se desarrolló en Sudáfrica.

Soporta muy bien los ambientes con climas extremos. Ha demostrado un comportamiento muy bueno en ganancia diaria de peso, peso al destete y prolificidad.

Hampshire Down. Es una raza carnicera de origen británico, especializada en la producción de corderos y capones. Tiene gran precocidad y capacidad de engorde, por lo que es utilizado para cruzamientos industriales.

Santa Inés. Es una raza carnicera de ovinos, oriunda del nordeste de Brasil, resultado del cruzamiento de ovejas deslanadas nativas, predominantemente de origen africana, con carneros de diversas razas. Muestran gran crecimiento en número en las regiones del sudeste brasileño.

Texel. Su origen es Holanda. Es una raza doble propósito, pero es más eficiente en la producción de carne. Es prolífica y su vellón es semicompacto.

Corriedale. Es un animal con rústico que se adapta muy bien al pastoreo extensivo. Es de doble propósito y produce vellones de color blanco.

Suffolk. La oveja Suffolk es de origen inglés. Posee buena conformación, rendimiento cárnico, precocidad, alta velocidad de crecimiento de corderos en majada y partos fáciles, al cruzar con otras razas. Los carneros Suffolk son muy convenientes para los cruzamientos industriales.

Como en toda explotación racional, sea familiar u otra que apunte a la comercialización a nivel nacional y a otros países, es importante cumplir con un programa sanitario específico; brindar un buen manejo a los animales, y tener en cuenta las mejoras genéticas. De esta forma, el productor podrá asegurar calidad y rentabilidad a su producción.

Fuente: abc Digital.

Foto: expomercosur.com